ARS GRATIA ARTIS

“EL ARTE POR EL ARTE”, LEMA DEL IDEALISMO ESTÉTICO Y DE LA EMPRESA CINEMATOGRÁFICA METRO GOLDWYN MAYER


Estética y filosofía del arte



¿Existe un cierto sentido estético en los animales?
Os propongo dos curiosos enlaces que me envía mi hermana Carmen con la que he hablado del tema. Los he colgado en mi muro de Facebook por ver si el tema da algo de sí. Espero, sobre todo, las aportaciones de mis sobrinas (alguna muy experta en biología animal).
https://hipertextual.com/2014/12/pez-globo-fugu



Ahora se preguntaba cómo lo había sabido casi todo sobre la viudez. Aunque siempre había afirmado que un buen escritor puede imaginarse cualquier cosa, e imaginarlo fielmente, y aunque con frecuencia había argumentado que tendía a valorarse en exceso la experiencia de la vida real, incluso a ella le sorprendía la precisión con que había imaginado la viudez. 
John Irving, Una mujer difícil

Falso. La literatura, en general el arte, no puede imaginarse ni comprender la vida tal y como es. Tampoco la filosofía. Platón acertó en lo primero pero no en lo segundo.


La experiencia estética lo es de algo que el espíritu no podría extraer ni del mundo ni de sí mismo, es la posibilidad prometida por la imposibilidad. El arte es promesa de felicidad, pero promesa quebrada.

Theodor W. Adorno, Dialéctica negativa


Etimológicamente el término “arte” procede del latino ars que significa habilidad, destreza, técnica, oficio. El término es, a su vez, una traducción del griego tékne  que significa lo mismo. Por tanto, el término “arte” originalmente es sinónimo de practicar un oficio, una industria o artificio, es decir, una determinada habilidad técnica. El arte es inicialmente un producto de la acción transformadora del hombre. Es por de pronto un producto fabricado.


El Tiburón, Excelente muestra en una tapia de Barcelona del gran grafitero italiano Blu. La inmediatez y evidencia del mensaje forma parte de la estética de gran parte del grafiti (aunque los hay superferolíticos). Es comparable a las portadas, vidrieras y capiteles de las catedrales góticas, con mensajes didácticos directos dirigidos al público callejero para que pueda entenderlos incluso sin detenerse.

EL MUNDO COMO REPRESENTACIÓN





Según cuentan, Guy de Maupassant, el gran escritor francés, odiaba la Tour Eiffel. Fue uno de los escritores que se pronunció en contra del monumento en la famosa carta de protesta de 1887. Esto no le impedía almorzar casi todos los días en el restaurante de la Torre. Cuando un conocido periodista le preguntó, después del queso y los postres, porque lo hacía, Maupassant le respondió, tras limpiarse los mostachos con la servilleta: “Es el único sitio de París desde el que no puedo verla”.




La diferencia entre el artista con oficio y el artista con talento es que en las obras del primero se ve el andamio (aunque al final lo quite) mientras que en las del segundo no hay andamio, todo flota en el aire sin tubos ni tornillos.








Oliver Orm, el protagonista de La guitarra azul de John Banville, abandona la pintura cuando deja de interesarle el mundo como representación artística y se interesa por las cosas externas en sí mismas, en su simplicidad sin mediaciones "simbólicas" ni artificios introspectivos. Una objetividad pura que sustituya la abstracción por la intuición, lo general por lo particular, la esencia por la presencia. Pero el mundo como tal es impenetrable. La pretensión de ir a las cosas concretas en sí mismas es aún más difícil y complejo que el laberinto del arte. Es imposible para un pintor (y difícil de entender para todos). La única aproximación que se me ocurre es lo que Lévi-Strauss denominó El pensamiento salvaje.

Mis pintores favoritos

Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901)



Los temas de la literatura son siempre los mismos, lo que cambia es la intuición, la inteligencia, el estilo del autor: esa diferencia es el arte.


Fedor Dostoievski



EL FANTASMA DE LA ÓPERA





El arte puro, el arte por el arte, es aquella actividad creativa con la cual y sin la cual todo sigue siendo tal cual.







Otra diferencia entre talento y oficio. Si existe una idea también existen las palabras exactas para expresarla. La verdad ha de ser fijada en el lenguaje aunque hay otros medios (por ejemplo, las artes plásticas, la música). La idea se muestra en el lenguaje por aproximación, tanteo o búsqueda de la expresión. Hay escritores que encuentran la expresión exacta “a la primera”, sin correcciones posteriores (o mínimas), como Cervantes, y otros que necesitan una larga curva de  mejoras y pulidos, por ejemplo Cela.




Los Angeles Review of books. Entrevista a John Banville.

-Como autor de ficción, usted ha dicho que “una frase siempre se puede mejorar”.

- Por ahí va lo que Henri James llamaba “la locura del arte”. El artista convive con el fracaso, porque buscamos la perfección constantemente. Sabemos que no la podemos lograr, pero nos seguimo empeñando en ir tras ella. Todo lo que podemos hacer, como dice Beckett, es “fracasar de nuevo, fracasar mejor”. Sí, una oración siempre se puede mejorar. Nunca se termina una frase. Simplemente nos abandona.

MIS VIDEOS EN YOUTUBE






Es imposible determinar la relación precisa que hay entre las teorías estéticas de los artistas y sus creaciones. Puede ser imprescindible, interesante, superflua o tratarse simplemente de un tratado de patafísica trascendental. ¿Primero se pinta y luego se justifica argumentalmente el cuadro o más bien es al revés o nada tiene que ver con nada?


Ya en el "Prólogo a Richard Wagner", el arte -y no la moral- es presentado como la actividad propiamente metafísica del hombre; en el mismo libro reaparece en varias ocasiones la agresiva tesis de que sólo como fenómeno estético está justificada la existencia del mundo.


Friedrich Nietzsche, El nacimiento de la tragedia


EL MURO DE CONTENCIÓN





La importancia decisiva de la reflexión estética de Tomás de Aquino (1224-1274), estriba en su consideración del doble componente, sensible e intelectual, de la belleza, continuación de la teoría aristotélica de la imitación contemplativa.  El agrado, el placer estético, procede de los sentidos de la vista o del oído, todavía sospechosos en la Edad Media. El gusto, olfato y tacto están aun cristianamente excluidos de su consideración hedonista. Ahora bien, decir que algo nos gusta ya es un juicio estético, que incorpora un concepto y unas razones. Por tanto, el placer estético, como resultado, no es algo meramente sensible sino intelectual. La belleza concierne exclusivamente al juicio racional. Toda obra de arte es conceptual. El sensualismo estético no es sino el momento inicial del proceso cognoscitivo de lo bello. La belleza sólo se muestra en su plenitud en el conocimiento abstractivo. Inversamente a su sentido etimológico, la estética tiene un carácter esencialmente racional. Lo que constituye la belleza de lo real no es la apariencia sensible, el contenido contingente, sino la forma universal inherente a la materia. Esas formas eternas que habían sido creadas, según Tomás de Aquino, por la razón infinita de Dios.



La cuestión de la belleza es secundaria en la pintura, a los grandes pintores del pasado se los consideraba como tales cuando habían desarrollado una visión del mundo a la vez coherente e innovadora, lo cual significa que pintaban siempre de la misma manera, que utilizaban siempre el mismo método, los mismos procedimientos para transformar los objetos del mundo en objetos pictóricos, y que esta manera que les era propia no había sido empleada nunca antes. Se les apreciaba aún más como pintores cuando su visión del mundo parecía exhaustiva, parecía aplicable a todos los objetos y todas las situaciones existentes o imaginables.

Michel Houellebecq, El mapa y el territorio


No existe propiamente el realismo en la novela. Sencillamente los personajes reales no son tan complejos, tan ricos en matices, tan perfectos como los personajes literarios. En la buena novela de costumbres no existe la contraposición entre personajes representados y personajes inventados.





Cualquier obra de arte, para ser plenamente experimentada, necesita del pensamiento y por tanto de la filosofía, que no es otra cosa que el pensamiento al que no se le pueden poner frenos. Entender es lo mismo que fundamentar: así, la capacidad del entendimiento de interiorizar lo entendido como algo que pertenece al mundo del espíritu es lo mismo que diferenciar lo verdadero de lo falso, por mucho que esa separación sea distinta de los procedimientos de la lógica común.
Theodor W. Adorno, Teoría estética

Una repentina tormenta alejó a turistas y gondoleros de la entrada a Venecia cuando sólo podía llegarse por mar: recuerda, la  piazzetta de las columnas de San Marcos y San Teodoro, la de los grandes cuadros de Tintoretto repletos de personajes oficiales y populares en el palacio ducal... Venecia: el mundo sólo puede ser comprendido como un fenómeno estético.

ARTES MENORES



Toda obra de arte está compuesta de un conjunto variable de elementos estilísticos o formales, simbólicos o metafóricos, conceptuales o discursivos, narrativos o rapsódicos, expresivos o emocionales, biográficos o personales e históricos o contextuales.





La música, los estados de felicidad, la mitología, las caras trabajadas por el tiempo, ciertos crepúsculos y ciertos lugares, quieren decirnos algo, o algo dijeron que no hubiéramos debido perder, o están por decir algo; esta inminencia de una revelación, que no se produce, es, quizá, el hecho estético.
Jorge Luis Borges


Sala Recoletos de la Fundación MAPFRE: Sorolla y Estados Unidos. El retrato en pintura (quizás el primer clásico entre los géneros del pincel) se parece al retrato literario (del que Baroja o Galdós o la Pardo Bazán fueron maestros) en que es imprescindible una presentación convincente del personaje. El espectador, en sentido orteguiano, debe preguntarse por el retratado aplicándole cada una de las diez categorías de la lógica aristotélica: Sujeto, Cantidad, Cualidad, Relación, Lugar, Tiempo, Situación, Estado, Acción, Pasión. Cuando vas por la quinta, la vigilante de la sala empieza a mirarte como a un bicho raro… Es una exageración, por supuesto, pero un buen ejercicio, y la prueba del algodón. A mí me parece que los retratos por encargo de Sorolla soportan con talento y oficio las categorías. ¡Los personajes de  las clases altas neoyorquinas eran tal cual y las señoras siempre dan para mucho! Un maestro hace compatible el halago del encargo, la pompa y circunstancia, con la verdad de la obra, de la cual no podría prescindir aunque quisiera. Yo creo que Sorolla también aquí acierta. No me canso del valenciano luminoso, me parece un grande de España como Velázquez o Picasso.

CARROZAS MUSICALES





Fin de semana en León. Cualquiera que haya recorrido una catedral gótica, la de Toledo, Cuenca, Sevilla, Burgos, León (¡qué bella es!) habrá vivido ese sentimiento de depuración esencial de la visión religiosa recibida en la familia, la escuela y la calle. La teología medieval recorre océanos de tiempo a la velocidad de la luz de las vidrieras hasta bajar desde lo alto de las naves e iluminar la conciencia. ¡Se hacían para eso!


Salgado, Génesis. Un concepto de naturaleza intacta, no pisada por el hombre, no pensada, sin determinaciones, como si un dios menor la contemplara desde arriba y después se alejase para siempre.
“¡Rechaza los ídolos del teatro y descubre la belleza de las cosas mismas!”.



La semana pasada en Florencia: Il Duomo al atardecer, en ese momento mágico y fugaz (cinco minutos) en que el último sol de la tarde baña los mármoles de Carrara y de Prato. Después, un paseo hasta la gelateria Vivoli para tomar un helado de crema y chocolate… ¡Viva Italia!






La Hoz del Huécar en Cuenca. Una síntesis única de entornos natural y urbano. A pesar de las reformas que se han hecho en los edificios suspendidos sobre los crestones de caliza, el conjunto no ha perdido el sabor de la antigua ciudad medieval.



MIRADAS EN BLANCO Y NEGRO




Madrid nos mata (excepto sus cielos, una paleta de azules inagotable, cuanto más altos más limpios). Conviene un alto en el camino: el otoño conquense en sí mismo. Luces, colores y formas: figuras imaginarias, cuidados paliativos.









Por segunda vez en mi vida me encuentro con estos tres grabados en cobre de Durero: El Caballero, la Muerte y el Diablo, 1513. La Melancolía, 1514. San Jerónimo en su estudio, 1514. Mi preferida es la tercera. Están juntas (por este orden) en la excepcional exposición de la Biblioteca Nacional de España, “Durero grabador, del gótico al Renacimiento” (pensé que iba a ser más limitada, pero no). Espero que no sea la última. ¡Hay cosas que están a salvo de cualquier circunstancia!


MUSEOS ESPECIALES




Alfred Stieglitz: The Terminal, New York (1892)
Me sorprende la naturalidad con que se tomaban (por ejemplo, el tipo de la izquierda) una escena tan "atroz" como esta (vista hoy, claro). La tristeza del caballo de la derecha, el vaho que desprende el tiro...



Espectacular imagen de la nebulosa del Caballo situada a unos 1.500 años luz de la Tierra en la constelación de Orión. Ha sido captada en infrarrojos por la cámara de alta resolución Wide Field Camera 3 del telescopio espacial Hubble de la NASA.
¡La naturaleza imita al arte! (Oscar Wilde)





CARTELERA DE ESPECTÁCULOS




Decía la revista La Codorniz “que donde no hay publicidad resplandece la verdad”. Pero hay publicidad que si no es verdadera, al menos resulta bella. Como los carteles publicitarios de Alfons Mucha (1860-1939), un “pintor y artista decorativo checo, ampliamente reconocido por ser uno de los máximos exponentes del Art Nouveau” (Wikipedia).





James Ensor, "Esqueletos luchando por el cuerpo de un ahorcado" (1831).Teatro de máscaras, una mezcla explosiva de lo festivo y lo macabro, conflicto entre el color y el relato… La intención (como Halloween) es hacer más liviano el peso de la muerte.



ARQUITECTOS E INGENIEROS



Mies van der Rohe, Casa Farnsworth (1951)
Las vacaciones han llegado: imaginad que son las diez de la mañana de un día radiante; hemos dormido como príncipes y se impone un desayuno en el césped al amor de la sombra: tostadas de pan candeal, mantequilla, café de Colombia, leche fresca, huevos al gusto, zumo de naranja y frutas del tiempo. Después ya veremos…

Hace unas semanas asistí en los jardines del Palacio de la Granja de San Ildefonso a la puesta en funcionamiento de sus monumentales fuentes. Un regalo para cada uno de los sentidos: la luz de la tarde filtrada por el agua, el sonido del impresionante despliegue hidráulico, el olor de la hierba mojada, el frescor de las gotas en la piel y el sabor del cochinillo asado en el parador…

PLANCHAS GRABADAS




Excepcional cuadro de Paul Delvaux titulado “La soledad” (1955). Una muchacha en una estación desierta en medio de la noche, de espaldas, vestida con su mejor traje para no esperar a nadie, sigue con la mirada a un tren de mercancías que pasa a toda velocidad sin detenerse…




Si queremos cambiar el mundo, comencemos por reivindicar la vuelta de los tranvías a las grandes ciudades. El problema del tendido eléctrico tiene "a esta altura determinada de los tiempos" fácil solución.



Entre los varios pecados de que me acusan ninguno tan falso como el de que mi objetivo fundamental de trabajo sea el espíritu de investigación. Mi objeto al pintar es mostrar lo que he encontrado, no lo que estoy buscando. Lo que cuenta es lo que se hace y no lo que se tiene la intención de hacer… Con frecuencia la preocupación de investigar ha hecho que se extraviara la pintura, y que el artista se perdiera en elucubraciones mentales. Quizá sea éste el defecto principal del arte moderno. El espíritu de investigación ha envenenado a los que no comprendieron bien todos los elementos positivos y decisivos de arte moderno y les hizo tratar de pintar lo invisible y, por consiguiente, lo que no se puede pintar.

Pablo Picasso

LA LINTERNA MÁGICA




En el diálogo con un libro releer es esencial, aunque yo prefiero decir leer el mismo libro porque nunca pienso ni siento ni recuerdo (casi) una sucesión o una acumulación de ideas, emociones o detalles desde la lectura a la anterior (es) : cada vez leo un libro nuevo y no siempre mejor (o el nuevo soy yo).

John Le Carré

No hay comentarios:

Publicar un comentario